Preservantes naturales y artificiales para la comida

Conservar nuestros alimentos sin fracasar en el intento o comprometer su sabor, integridad o aspecto es un arte, puesto que no es muy sencillo encontrar el método perfecto para conservar nuestras comidas por más tiempo, por otro lado, las multinacionales han hecho este trabajo por nosotros pero pronto, veremos que sus “eficientes métodos” no son tal cosa.

 

¿Qué me estoy llevando a la boca?

Todos hemos ido al supermercado a comprar esa apetitosa y jugosa comida que tiene empaquetada algunos días y ha sobrevivido a la espera de consumidores hambrientos, pero. ¿Nos hemos detenido a pensar alguna vez en los elementos que son utilizados para conservar aquello con lo que nos alimentamos?.

Por una parte podemos ver que los aditivos son muy útiles a la hora de conservar los alimentos y mantener su frescura por más tiempo, agregar valores nutritivos o potenciar los que ya posee, estos pueden derivarse de una combinación de extractos naturales y sintéticos la cual recrea una capa protectora contra entes patógenos y contaminantes, ¿pero a que costo podemos dejar la carne una semana en la nevera sin que se pudra?

 

Probablemente nunca hemos pensado que nuestra comida podría contener una serie de químicos que de una forma u otra podrían llegar a ser nocivos para nuestra salud, ya que aún niveles bajos de toxicidad podrían provocar estragos en nuestro organismo, la buena noticia, es que podemos encontrar en la naturaleza un refugio inteligente para nosotros y nuestros alimentos.

 

Elementos de uso común como cebolla, romero, azúcar sal y vinagre se encuentran en nuestra cocina para más que sazonar o aderezar nuestro almuerzo, podemos utilizar sus propiedades naturales o de otros elementos a nuestro favor o bien recurrir a procesos como congelación, ebullición, refrigeración, pasteurización y deshidratación, entre otras técnicas disponibles.